Las cimbras en la construcción

Esta semana os queremos hablar de estas estructuras temporales que están sometidas a cargas verticales y horizontales significativamente superiores a las que normalmente se enfrenta un andamio de trabajo estándar, como podría ser un andamio de fachada.

Prácticamente en el 100% de los casos se alcanzan las cargas previstas en el cálculo de predimensionado. Por esta razón, las cimbras exigen más atención que los andamios de trabajo estándar en aspectos tales como la diagonalización, la regulación de los husillos de nivelación, el posible efecto de pandeo, la colocación de topes para evitar desplazamientos horizontales, etc.

Clases y tipos de Cimbras

  • CLASE A. Estabilidad avalada por la experiencia y buenas prácticas ya establecidas. De aplicación exclusivamente para cimbras de escasa carga y reducido tamaño.
  • CLASE B (Clases B1 y B2). Estabilidad y diseño estudiados conforme a los Eurocódigos. Asimismo, la clase B2 permite un método de cálculo más simplificado que la clase B1 para determinar la distribución de la carga, basado en las áreas de influencia que recoge cada vertical o montante de la cimbra.

    En cuanto a los tipos de cimbra, los podemos encontrar según las capacidades de carga que se requieran en cada caso, permitiendo no sólo un importante ahorro económico sino también un ahorro en los tiempos de montaje y desmontaje de las estructuras.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn