Pasos sencillos para montar un andamio

Los andamios son una parte necesaria de la construcción y el mantenimiento de una casa. Configura adecuadamente los andamios ya que un descuido en el montaje podría conducir a un grave accidente.

Una de las ventajas de los andamios es una mayor área de trabajo. Estos proporcionan una plataforma para caminar y para el establecimiento de todas tus herramientas. Reduciendo drásticamente el tiempo de trabajo.

En primer lugar, selecciona una base segura sobre la cual construir y configurar tu andamio. Obtén placas de base para que fijes el andamio y que este sea más estable. Una de las principales preocupaciones es el nivel de los andamios. Si estas en un terreno desnivelado, será necesario que escaves para que el andamio quede a nivel. Además, utiliza tornillos de ajuste para la estructura. Si la superficie está en una pendiente, obtén extensiones para las patas.

Otra opción es Optar por las ruedas. Si planeas mover el andamio en varios puntos, es mejor que incluyas ruedas. Recuerda que debes bloquear las ruedas cuando estés en el lugar.

 Monta la estructura del andamio. Coloca los extremos. Levanta una pieza final y adjunta el corsé. El extremo del soporte debe sostener la pieza final, mientras que se levanta la pieza final del segundo y se adjunta la cruz superior. Asegura los extremos de las crucetas de la parte inferior del bastidor del extremo opuesto.
Asegúrate que el andamio esta estable. Y después, coloca las tablas.
Asegura el acceso al andamio. Las escaleras se pueden utilizar para acceder a los andamios pero deben tener pasamanos.
 Y, por último, inspecciona el andamio para garantizar la seguridad.
¡Listo!

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn